Boletín digital nº 3 >
2 de octubre de 2014
 
 [VER TITULARES]
Los sindicatos de enseñanza europeos debaten en Lisboa el papel de la educación en la Europa del nuevo Tratado de Reforma
 

 

La Conferencia de la Internacional de la Educación (IE)/ Comité Sindical Europeo de la Educación (CSEE) celebrada en Lisboa los pasados días 29 y 30 de octubre dentro de la campaña ‘Docentes por una Europa Social’ fue el escenario para que sindicatos de la enseñanza de diversos países debatieran sobre el papel que deben tener la educación y la formación en la nueva Unión Europea que se configure tras la ratificación el próximo mes de diciembre del nuevo Tratado de Reforma de la UE.

La lucha contra el neoliberalismo y la privatización en la enseñanza, la seguridad en el trabajo, la cooperación, la cohesión social, la empleabilidad o las medidas para combatir el fracaso escolar son aspectos que deben considerarse prioritarios. Ante el nuevo Tratado, los docentes representados en Lisboa reclaman ser verdaderos interlocutores en aspectos como la negociación, la calidad educativa, el logro de un nuevo estatus para el profesorado europeo que tenga en cuenta mejoras en sus condiciones laborales y retributivas, así como en medidas para la formación, la actualización y la valoración docente. Las representaciones sindicales también reclamaron un papel más activo del CSEE ante la Comisión Europea y la Conferencia Intergubernamental para conseguir que la educación tenga un papel relevante en la Europa social.

Sobre el nuevo modelo social y el nuevo Tratado, Josef Niemiec, del CES, señaló que se trata de un texto que no ha contado con la opinión sindical y que tiene falta de ambición social e institucional. La carta de los derechos fundamentales, recordó, no forma parte del Tratado, y tan solo se menciona en el artículo 6. No obstante, considera que se trata de un acuerdo positivo porque da salida al estancamiento en el que se encontraba la UE de los 27. Aunque no es tan ambicioso como el Tratado Constitucional, mantiene contenidos del mismo. El nuevo Tratado de Reforma será aprobado por votación de los Parlamentos nacionales y no precisará referendos.

Para la CSEE, como para el CES, la Europa social es una voluntad política común para convertir a Europa en un espacio de solidaridad, de bienestar y de igualdad, y un desafío político esencial para el futuro de la UE. En el contexto actual, marcado por la globalización económica, el auge de las tecnologías de la información y la comunicación y el envejecimiento de las poblaciones, se necesita una acción social –sindical- más fuerte que nunca. En este sentido, como actores del progreso social y de la solidaridad, los docentes están a la vanguardia de la Europa social.

La necesidad de un marco europeo para la defensa de los servicios de interés general es una de las reivindicaciones imprescindibles, según el secretario general del CSEE, Martin Romer, ante los retos futuros. Para ello se requieren medidas de apoyo para que los docentes puedan enfrentarse a la conflictividad en las aulas, ya que afecta a los entornos de aprendizaje y a las condiciones laborales de los docentes.

También es necesaria una mayor inversión en educación. Existe un gran sesgo económico en relación a calidad y eficiencia en la mayoría de los países de la UE, ya que se está mirando a la rentabilidad y a la comercialización de la educación.

Desde el punto de vista social, se debe trabajar con programas para la integración de minorías ‘romanís’, se deben elaborar programas sobre ‘mobbing’ en el trabajo docente y sobre el estrés, se ha de reclamar un ‘estatuto’ a nivel internacional que recoja la valoración y el reconocimiento de la función docente y se debe poner en marcha una campaña en pro de la mejora de las condiciones laborales y salariales, así como reforzar el diálogo entre los sindicatos y el Gobierno.

Por su parte, el viceministro de Educación portugués aseguró que el nuevo Tratado es el mejor posible para dar respuesta a los países de la UE, ya que plantea y comparte aspectos de la vida política y social para enfrentarse a los nuevos desafíos de la Europa social y contribuir a la paz y prosperidad, al desarrollo sostenible y a contar con una sola voz para la protección social y la solidaridad. En lo relativo a educación y formación, es necesario dar un nuevo impulso a la estrategia de Lisboa y apostar por la equidad y la eficiencia, la diversidad y la cooperación.

Los sindicatos de cada país deben efectuar un balance de los logros alcanzados en los últimos 50 años, desde la firma del Tratado de Roma, para, desde el debate, formular las respuestas adecuadas a los retos de la Europa futura. La campaña ‘Docentes para una Europa social’ es el soporte para definir los valores que conocemos y compartimos y ver cómo podemos fortalecernos en la Europa ampliada.


[VER TITULARES]

Suscripciones  | Archivo boletin de noticiaswww.feteugt.es | LPD

Nota: Si no deseas recibir más mensajes envía un correo electrónico a la dirección boletin@feteugt.es indicando en el asunto del mensaje 'delete'.